Sucede Ahora

Capilla Nuestra Sra del Carmen (Cuz del Eje)

sra-del-carmen
La creación del escritor apela a imaginar una batalla entre el cacique comechingón Olayón y su rival conquistador Tristán de Allende que deviene en la muerte de ambos. La tumba, finalmente, es coronada con una cruz hecha a partir de un eje de carreta roto. Sustentada en distintas leyendas similares cobra vida el nombre Cruz del Eje.

Será Lozada Echenique quien, de resultas de sus investigaciones históricas, da validez a la posibilidad que el nombre de la comunidad nazca a partir de la existencia de dicha cruz e incluso de los materiales con que fue confeccionada; sin embargo, no ha podido hallar testimonio fidedigno que pruebe o de fe de las razones de dicha colocación o el autor de tal hecho.

A pesar de ello, no faltan relatos y leyendas que, multiplicándose y enriqueciéndose, devienen en convertir aquellos hechos en auténticos. No está mal que así sea ya que estas pinturas también construyen la otra historia, aquella popular cargada de mitos, de fantasmas que deambulan a través de los rincones fundacionales, tiñen, dibujan, delinean perfiles y vivencias y crean una esencia que con ella, también y necesariamente, se termina construyendo la historia global, real y definitiva.

Hacia fines del siglo XVI se observa la presencia de los primeros españoles bajo el mando de Don Hernán Mejía de Mirabal y el principio del fin de la presencia aborigen en el lugar.

En 1831 se construye la primera capilla que, con características de oratorio, actuaba como convocante de los feligreses de la época. Ubicarla sobre la planimetría actual de la ciudad implica dirigirnos al Club Olayón erguido sobre la calle Sarmiento. La pequeña construcción estaba acompañada del tradicional Campo Santo.

Dice Juan Carlos Lozada Echenique que “el 6 de enero de 1860 se creó el curato bajo la advocación de
del-carmen-capilla
Nuestra Señora del Carmen, separándolo del curato de Punilla y se nombró cura al presbítero don Rubén Márquez, quien el 25 de octubre de 1883 comenzó, con la contribución personal y de los vecinos, entre los que se destacaron Rafael Núñez. José Carballo, Félix A. Cáceres, Severo Herrera, Juan Peñéñory, Asicandro López, los trabajos de construcción de “una nueva iglesia”, frente a la plaza , la que tenía “cincuenta varas de largo, inclusive las murallas y ocho varas tres pulgadas de ancho”, estando orientada “al naciente con quince grados de inclinación al norte”.

“La “nueva iglesia”, cuya construcción se comenzó en 1883 a iniciativa del presbítero Márquez, sustituyó a la primitiva Capilla pública erigida “en el lugar llamado Playón o vulgarmente Cruz del Eje, que parece una villa en su población”, por el entonces cura y vicario de la Punilla, doctor José Vicente Ramírez de Arellano, con las previas licencias que le acordaron el Provisor y vice Capitular del Obispado, doctor José Gabriel Echenique y el Gobernador Delegado de la provincia don Domingo Aguirre, concedidas el 9 y 11 de marzo de 1835 respectivamente, para que pueda edificar la capilla “en el lugar de Playón o Cruz del Eje”.

Actualmente, al transitar la ruta 38, próximo al ingreso a Cruz del Eje, se accede a una elevación donde una escultura de la Virgen del Carmen erigida en 1992 da el marco adecuado para, desde allí, disfrutar de una panorámica de la ciudad con la imagen privilegiada del nuevo templo emergiendo imponente en el centro y por encima de las construcciones.